Hay los dineritos

• Sabía usted que el Registro Civil es un Registro público y gratuito desde su creación en el año 1870?

• Sabía usted que el Ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón, quiere privatizarlo y que sean los Registradores de la Propiedad los que lleven el Registro Civil?

• Sabía usted que, si sucede tal cosa, tendrá que pagar como mínimo entre 20 y 30 euros por las partidas de nacimiento, de matrimonio, de defunción…

• Sabía usted que las aplicaciones informáticas del Registro Civil costaron a todos lo españoles unos 130 millones de euros, y que se pondrán gratuitamente a disposición de los Registradores de la Propiedad?

• Sabía usted que los funcionarios que llevan el Registro Civil continuarán en los Juzgados, por lo que la medida no supondrá ningún ahorro?

• Sabía usted que el Presidente del Gobierno, dos de sus hermanos y la nuera de Gallardón son Registradores de la Propiedad?

• Sabía usted que el lobby registral de los hermanos Rajoy ya había reclamado al anterior Gobierno la entrega de la llevanza del Registro Civil de forma que ese servicio público pasara a ser otro negocio privado de explotación comercial de los registradores de la propiedad?

• Sabía usted que el número de Registradores de la Propiedad de toda España no llega a 800?

• Sabía usted que los Registradores de la Propiedad prestan un servicio público en régimen de monopolio y perciben sus retribuciones directamente de los usuarios privados o públicos?

• Sabía usted que el beneficio industrial de los registradores en cada uno de sus registros es del 60% y que con la asunción del Registro Civil, las ganancias estimadas a repartir entre 800 registradores de la propiedad se acercaría a los 180 millones de euros más al año?

• Sabía usted que esos 180 millones los pagaríamos los ciudadanos en forma de arancel registral?

• Sabía usted que en toda Europa los registradores son asalariados del Estado?

• Sabía usted que la legislación hipotecaria que aprobó el propio Mariano Rajoy siendo Ministro de Administraciones Públicas del Gobierno Aznar, legitimó la posibilidad de que un Diputado o un Ministro pueda seguir siendo titular del Registro de la Propiedad teniendo a un compañero que le “lleva” el Registro mientras él está en la política?

• Sabía usted que, según denuncia la Asociación de Usuarios de Registros, Rajoy mantiene la plaza como Registrador en Santa Pola, que le ha procurado unos 20 millones de euros (más de tres mil trescientos millones de pesetas)?

20130321-203811.jpg

Anuncios

Otro listo

Este señor,jubila a los 51 años con una pensión de 10.000 euros/mes durante 4 años, y después de 7.000 euros/mes hasta que muera.

El aspirante a médico Ernest Benach (abandonó la carrera al poco de comenzar), que tiene 51 años y ha ejercido el cargo de Presidente del Parlamento catalán desde el 5 de diciembre de 2003, cobrará 104.008,95 euros brutos al año, durante los próximos cuatro años, así como una pensión vitalicia de 78.006,71 euros cuando cumpla los 65 años, según publica el Diari de Girona. De acuerdo con la normativa vigente, Benach tiene derecho a percibir, como el resto de los ex presidentes, “por un período equivalente a la mitad del tiempo que ha estado en el cargo, y como mínimo durante una legislatura”, a una asignación mensual del 80% de la retribución mensual que corresponde al presidente parlamentario.

Después de la rebaja del 15% aplicada este año, el sueldo anual bruto parapresidente del “Parlament” es de 130.011,189 euros brutos, a pesar de no tener ninguna formación universitaria. ¡¡¡¡¡¡MENOS MAL QUE ES DE “IZQUIERDAS”, PORQUE SI NO…¡¡¡¡¡¡
Mientras tanto, nuestros investigadores en campos de medicina y bioquímica deben salir al extranjero para dejar de ser milieuristas en Catalunya (España).

20130313-140544.jpg

Este Madrid quita el sueño

cronica

Efectivamente, el Madrid de estos días se ha dedicado a apropiarse de sueños de rivales y enemigos, dejando en vela a muchos. En nuestro artículo anterior veíamos cómo el Madrid, por fin, había superado la angustia que le suponían sus enfrentamientos al Barcelona, comparable a la de un estudiante frente al enésimo examen de una asignatura que se le atraganta. Ha querido la fortuna que el partido de ayer suponga, en menos de dos semanas, aprobar otra materia de importancia similar o superior, pues la marcha en Europa de los blancos necesitaba, desde hace mucho, una eliminatoria como la de Manchester.

Esa necesidad se sumaba a la trascendencia del choque, por sí solo de carácter definitivo, para formar un ambiente de los que definen una ocasión de altos vuelos: equipos históricos, escenario con solera, todo por decidir y, por si fuera poco,  la vuelta de Cristiano al que había sido su hogar durante años, del que salió graduado con matrícula para volver doctor summa cum laude.

Como era de esperar, el comienzo del encuentro reflejó todo lo anterior en su primera parte, en la que el Manchester United presentó un planteamiento enfocado a no recibir gol, algo que le garantizaba el pase, sin renunciar a las salidas rápidas, bien organizadas, y a los siempre peligrosos saques de esquina ingleses. La inclusión en el once de Nani, en lugar de Rooney, mostraba la intención de aportar velocidad a las transiciones.

Impresionaría la solidez de los Reds al aficionado no acostumbrado a verlos, que pudo comprobar la impronta que el proyecto más largo del fútbol europeo de primer nivel ha imprimido en el conjunto. Quedó demostrado que Ferguson extrajo buenas lecciones de su observación del último partido del Camp Nou, desactivando el juego madridista. La ocasión más clara llegó del lado británico, con un cabezazo al palo originado, cómo no, en un córner. Puede decirse, entonces, que el momentáneo empate a 0 no fue mal botín para el equipo español, que además sufrió la baja de Di Maria, sustituido por Kaká.

Todo apuntaba a que la segunda mitad seguiría el mismo camino, el de partido de calma tensa decidido de forma impredecible por detalles mínimos, pero el pronóstico se alteró a causa del tempranero (minuto 48) gol del United. Tras una jugada enredada en el área del Madrid, en el que el balón fue de un lado para otro sin que los blancos acertaran a ser lo suficientemente expeditivos, un centro raso de Nani fue conducido a la red por Sergio Ramos.

El Real, obligado, redobló sus esfuerzos hasta el nuevo giro de guión (minuto 55), la expulsión de Nani por colocar sus tacos en las costillas de Arbeloa cuando intentaba controlar un balón alto. Pueden discutirse el rigor de la decisión arbitral o la intención del portugués, pero lo forzado de su gesto tras el choque, sin bajar la pierna en ningún momento, la evidencia del contacto y precedentes históricos, muy bien señalados posteriormente por Mourinho, deberían restar protagonismo en el análisis a la justicia de esta acción, irrefutable con el reglamento en la mano. Bien podría haber sido compensada (minuto 62) por un penalti por mano de Rafael, que habría acarreado expulsión, sacando un remate de cabeza de Higuaín que inevitablemente iba a gol.

El verdadero punto de inflexión del partido fue el cambio, justo tras la salida de Nani, de Modric por Arbeloa, ya amonestado y huérfano de extemo al que cubrir. Mourinho demostró con este movimiento la importancia de un entrenador que, leyendo los partidos y su contexto, actúe de forma decidida. Es satisfactorio ver cómo el técnico toma sus decisiones en tiempo real, hecho certificado en el abortado cambio de Benzema, ya preparado para saltar al terreno de juego, tras la consecución del empate, logrado por el propio Modric en el minuto 66. El croata fue el protagonista de esta fase con su excelente gol, un disparo lejano, colocado al poste, signo de una confianza que también se transmitía en su juego, quizá motivada por su pasado en las islas.  Tres minutos después, Cristiano Ronaldo, tras una elaborada jugada de ataque, remataba con la fe que lo caracteriza, un pase raso cruzado de Higuaín. Özil resultó decisivo en este lance, habilitando al argentino con un taconazo (Manchester, tierra de tacones) dentro del área.

En un abrir y cerrar de ojos, con un arrebato marca de la casa, los blancos habían logrado tener todo de cara, ya que un mínimo de dos goles era lo que los ingleses necesitaban para revertir la eliminatoria. La reacción de Mourinho fue esta vez introducir a Pepe (por Özil) para recomponer el equilibrio de su equipo. Rooney y Young, por Cleverley y Wellbeck, formaron la respuesta de Ferguson. Lo improbable de la remontada hizo que el espectador no sufriera más de lo imprescindible, pero el Madrid se vio, hasta el final del partido, encerrado en varias ocasiones por los ingleses. Diego López se convirtió en el otro gran protagonista del encuentro, siempre bien colocado salvando varias ocasiones claras. El equipo español pudo sentenciar con un par de contras, pero el marcador ya no se movería.

El partido deja aspectos en los que habrá que trabajar (como la obstinada dificultad para atacar equipos bien replegados o el excesivo protagonismo de Diego López contra diez), y que molestaron a Mourinho, pero el fruto final es excepcional. El Real Madrid ha logrado superar una eliminatoria de Champions League contra un rival de enjundia por primera vez desde hace más de una década. Dos grandes asignaturas pendientes, a las que hacíamos referencia al principio, han quedado superadas en estos diez días que muchos esperaban como la última palada de arena sobre el proyecto de Mourinho.

Liberado el mes de marzo de otros compromisos más allá de la liga, que no parece presentar grandes exigencias, el equipo tiene ante sí una oportunidad única de rememorar aquellas temporadas, no tan lejanas, de fines de semana de rutina y días laborables de gloria. Con un poco de suerte, además, dentro de una semana podremos decir que lo que resta de temporada es sólo fútbol.

Una digestión pesada.

Image

 

“Fácil de digerir”

Noviembre de 2010. En la rueda de prensa posterior a su primer enfrentamiento al Fútbol Club Barcelona como entrenador del Real Madrid, José Mourinho pronuncia estas palabras para sintetizar su sentir ante un correctivo inédito en años.  El técnico hacía referencia a que el castigo infligido había sido tan incontestable, y tan distribuido a lo largo del encuentro, que, desde el banquillo, la derrota se había vivido con poca tensión, con la serenidad del que se enfrenta de forma consciente a un hecho inevitable. A pesar de la valoración del portugués, esta digestión no terminó hasta el pasado sábado, en el Bernabéu, con la victoria del equipo local, que para más señas, estaba con la cabeza y sus mayores activos en reserva para el trascendental encuentro de Manchester.

La vuelta de octavos de final de Champions League va a ocupar completamente, a partir de mañana, la actualidad madridista. Por ello, no queríamos dejar pasar la ocasión aquí, en The Moufather, de cerrar un capítulo que, como veremos, presenta un hilo conductor. Su relevancia aconseja hacer balance, valorar las decisiones tomadas y aprender de la experiencia.

Aquel choque supuso un impacto emocional que, sumado a otros factores extradeportivos, introdujo en el madridismo un complejo de inferioridad y bloqueo que se alargaron durante temporadas posteriores. Recordemos: Mourinho llegó a su primer clásico con el ya entonces habitual 4-2-3-1, en el que todos sus titulares lo siguen siendo ahora, con la excepción de Carvalho y particularidades como las de Benzema o Marcelo. En casi tres temporadas, la base táctica del equipo no ha cambiado, pero contra el Barcelona se han visto situaciones y planteamientos de todo tipo.

La siguiente vez en la que los eternos rivales se vieron las caras fue a lo grande, con el célebre carrusel de partidos de la primavera de 2011: vuelta de Liga, final de Copa y eliminatoria completa de semifinales de Champions en menos de un mes. El primero de ellos ya contiene un planteamiento alternativo del Real Madrid, definido por un trivote en el centro basado en ubicar ahí a Pepe. El único objetivo era superar el trauma del 5-0 y obtener confianza para lo que estaba por venir. En un partido tenso, con mucho respeto y poco que contar, el balance es un empate a uno, ambos goles de penalti y cierta recuperación de la autoestima perdida. La final de copa, por todos recordada, también se basa en el trivote anterior y confirma que la “manita” no era la distancia real entre ambos equipos.

Los posteriores envites, correspondientes a la penúltima ronda de Champions League, merecerían su propio análisis y han hecho correr ríos de tinta, por lo que no nos extenderemos mucho, salvo para confirmar que el trío de jugadores en el centro del campo, con Pepe a la cabeza, sigue presente en la ida, con el final conocido. El arbitraje y el comportamiento de los jugadores y entrenador rivales, no por más denunciados menos antideportivos y perjudiciales, constituyen el grueso de los factores extradeportivos mencionados que, junto a la eliminación, contribuyen a destruir buena parte del impulso tomado con el título de Copa.

No obstante, las buenas sensaciones de la supercopa que tendría lugar meses después, junto con el paso del tiempo y la gran marcha del equipo en Liga, facilitan, un año y tres competiciones después, la vuelta al sistema característico, 4-2-3-1. El resultado es, sin embargo, de nuevo desalentador. 1-3 en un partido en el que el Real Madrid llegaba en su mejor momento y en el que los culés dejaron la sensación de que tenían la medida cogida al equipo blanco, para ganar con lo justo.

Esto nos lleva al punto de partida para la siguiente ocasión, una eliminatoria copera en enero de 2012. De nuevo en el Bernabéu, y de nuevo el trivote con Pepe, a lo que se añade una defensa inédita, en la que aparecían Carvalho y Altintop. 1-2 que confirma las sensaciones del último partido y, a la vez, da pie a lo que es el primer capítulo del fin de esta historia: una vuelta en el Camp Nou en la que, jugando Pepe de nuevo en la defensa, con poco que perder y sin miedo, se obtiene un empate a dos en Barcelona, con un Madrid dominador y vencedor moral.

Partido importante este último, ya que, a cambio de una eliminación en copa, el equipo recupera la confianza en sus posibilidades, lo que abre el penúltimo capítulo: los dos siguientes partidos de liga en el Camp Nou, utilizando, ya hasta hoy, otra vez el 4-2-3-1. El balance es la épica victoria que certificaba el título liguero de 2012 y un empate como dominador, respectivamente. Queda la sensación de haber recuperado el terreno perdido y de que poco más que las apariciones de Messi es lo que sostiene al Barcelona frente a su eterno rival.  Aún así, la concentración y el rendimiento deben ser todavía máximos, llegando a pagar un alto precio como el desplome físico de la semifinal de Champions contra el Bayern de Munich.

Llegamos así a 2013, y en esta semana final de febrero, por fin, se ha alcanzado la cúspide, victorias claras con la identidad habitual del Madrid. La del Camp Nou, incontestable; y la del Bernabéu, significativa, por lograrla con una alineación repleta de suplentes. Las tornas han cambiado: son ahora los blancos quienes vencen por inercia e imponen sus normas, sin necesidad de adaptarse al rival, hechos ambos que, para quien escribe, son los que permiten certificar el fin de la etapa que arrancó con el 5-0.

Sirva este balance para reflejar lo largo y duro del camino. De aquel golpe brutal de Guardiola a Mourinho en noviembre de 2010 no se sale de la noche a la mañana. Podría haber marcado irremediablemente a un entrenador y jugadores con menos personalidad y calidad. La recuperación, basada en la lícita apuesta por la solidez y seriedad defensiva extra, iniciada en la final de copa, se vio truncada por artes discutibles y apoyos dudosos en primer lugar, y, más tarde, por el que probablemente sea el segundo peor partido doméstico de este Madrid, el 1-3 de la temporada pasada.

La actitud a prueba de bombas de Mourinho y la titánica labor de Cristiano Ronaldo, que el tiempo enmarcará como es debido, son las principales causas de haber superado un desafío acrecentado con la inusual concentración de enfrentamientos directos. No cuesta mucho imaginar qué habría sido de los equipos de Juande o Pellegrini, que sólo se encontraban a los blaugranas dos veces por temporada, sin lograr inquietarlos excesivamente, frente a esta serie de partidos.

El futuro próximo es ilusionante y parece que, sin temor a equivocarnos, podemos aventurar que se ha logrado contener un cambio de paradigma que, con otros protagonistas, habría desbordado al equipo blanco entre buenas intenciones y palabras que sólo serían una excusa por no haber estado a la altura de las circunstancias, las de enfrentarse a un club puntero que busca, en la cima de su historia, un cambio de época.

La capacidad de abordar retos así sólo está al alcance, una vez más, del mejor club del siglo XX. El Real Madrid y su directiva deben ser conscientes de la importancia de esta encrucijada y aprovechar los cimientos que se acaban de construir para, por fin, entrar en el siglo XXI. 

 

 

Otra de espias….

Una de espías en el palco el día en el que el ‘Viva España’ atronó en el Camp Nou

Una de espías en el palco el día en el que el 'Viva España' atronó en el Camp NouImagen

El día del espía. Así se llamó a la jornada de ayer en el palco del Camp Nou. La revelación del seguimiento ordenado por el tándem formado por Joan Laporta y Pep Guardiola sobre Gerard Pique y algún jugador más de la actual plantilla del Barcelona, adelantado por El Confidencial, fue comentado por unos y otros directivos. Por cierto, tan cansados están de verse las caras que decidieron suprimir la comida y dedicar el tiempo ganado al trabajo de cada uno. Azulgranas y madridistas se citaron en el mismo palco. Sandro Rosell y Florentino Pérez no se vieron las caras hasta cinco segundos antes del inicio del choque. Se dieron la mano con el balón ya colocado en el centro del campo. 

Antes, los directivos sí que aprovecharon la ocasión para comentar el tema del espionaje.  En voz baja, eso sí. Por aquí ya nadie se fía del vecino. “El Gerard vino una vez y nos dijo que veía mucho a uno con una peluca”, comentó un local a un visitante. Y es que el tema está dando mucho que hablar por el dispendio económico del expresidente que por el seguimiento hecho a jugadores, práctica habitual en los clubes de fútbol. La verdad es que los madridistas disfrutaron. Primero con las historias de espías y después con los goles de Ronaldo. ¡Cómo celabraron el pase a la final ya con el Camp Nou medio vacío!

Los minutos previos al inicio del partido no llegaron teñidos de política. Parecía que el fútbol no iba dar opción a la aparición del sentimiento político. Pocas esteladas por la grada, menos que en el Clásico liguero. Menos tensión, pero todo cambió en el minuto 17. Todo a una. Por un lado los gritos de independencia y por otro la aparición de banderas independentistas por todo el Camp Nou. La escena se completó con una pancarta de veinte metros, perfectamente ubicada en el centro del campo. El lema era claro y no dejaba lugar a duda alguna. ‘Catalonia Europe’s next state’. Y allí estuvo durante treinta segundos. 

Después se guardó en el mismo sitió que estaba desde el inicio del choque. A pie de campo, entre la grada y el césped. La escena se repitió en la segunda parte, pero los dos goles de Ronaldo hicieron de freno. Los 300 madridistas presentes en el Camp Nou contraatacaban al grito de ‘¡Viva España!, lo que irritaba a la grada de manera especial. Según iban pasando los minutos, 300 consiguieron callaron a 90.000. Curioso.

La escena fue contemplada por todo el mundo y, en especial, por todos los que estaban en el palco de honor. Todo estudiado. Perfectamente colocada. Una zona de honor en la que estaba el alcalde Xavier Trías presidiendo el partido al lado de Rosell y Florentino. Por ahí se encontraba Iván Tibau, independentista y merodeador de la Federación Española de Tenis y Secretario General de Deportes de la Generalitat. Pasqual Maragall, exalcalde de Barcelona, también hizo acto de presencia.

Los que también presenciaron la reivindicación fueron Siale’atonga,  primer ministro de Togo, Peng Zhongyang, presidente de Huawei, Seok Pil, presidente de Samsung, He Sheikh Abdullah Bin Mohammed Bin Saud Al Thani, presidente de Qatar Telecom, todos ellos presentes en Barcelona por la feria de móviles que se celebra  que ha multiplicado por cinco el precio de los hoteles y que llevó al Real Madrid a buscar acomodo en la playa a más de 1.200 euros por habitación las seis horas en las que estuvieron alojados en la Ciudad Condal.

Alex Ferguson, Shevchenko y Cristian Vieri dieron al palco un toque deportivo al palco. El escocés tuvo un aparte con el presidente madridista, ‘amigos’ desde la visita blanca al City tras la invitación hecha por Mourinho para que visitara el hotel madridista. El técnico del United se marchó asustado de lo que vio y de lo que puede pasar a su equipo en seis días.

Seguimos espiando.By el Confidencial

El expresidente del FC Barcelona, Joan Laporta, también contrató a Método 3 para saber cómo y quién hizo las famosas fotos en Luz de Gas, a comienzos de diciembre de 2009, en las que aparecía casi descamisado, bailando y con un puro y una botella de champán en la mano. “Se nos requiere por la entidad cliente para la identificación de la autoría de la fotografía siguiente”, comienza el texto del pequeño informe que realizó la agencia para el Barça.

Los detectives contactaron con un periodista del grupo Intereconomía “cercano a nuestros directivos” y quedaron para cenar con él en Madrid. En el transcurso del ágape, sacaron a relucir el tema de las fotos y plasman en el dosier la versión que les dieron a lo largo de la velada.

Según el informe, Josep Pedrerol se había desplazado a Barcelona para “realizar un 24 horas del Barça-Madrid” que sería incluido en el programa Punto Pelota de Intereconomía TV. “A Pedrerol, desde el círculo cercano a Rosell [Sandro Rosell, actual presidente del Barça y entonces preparándose para ser candidato], le informan que, habitualmente, Laporta asiste a Luz de Gas los fines de semana y ‘monta’ sus particulares fiestas”.

Ya en Barcelona, Pedrerol encargó un reportaje a los periodistas Miguel López Serrano y al fotógrafo Chema Barroso. Detalla el informe que este último “se lleva un vídeo camuflado y una cámara de fotos. Utiliza el vídeo porque cree que no podrá usar la cámara de fotos. No obstante, cuando la noche está avanzada (y viendo que terceros usan teléfonos móviles a modo de cámara) saca su cámara de fotos y lanza las mismas con flash”.

Contra el autor

También recoge un pequeño currículum de Pedrerol y copia unos supuestos ‘antecedentes’ de Barroso transcribiendo un artículo en el que se cuenta un enfrentamiento con la periodista peruana Yolanda Vaccaro, que cubría el evento gastronómico Madrid Fusión para el diario El Comercio. Según el artículo, el fotógrafo español llegó a “maltratar” verbalmente a la periodista sudamericana en el transcurso de una discusión por conseguir un lugar en primera línea desde donde realizar las fotografías del evento. Es todo lo que la agencia pudo encontrar contra el autor de las fotos.

En realidad, el texto del reportaje de Luz de Gas que apareció en La Gaceta fue firmado por Miguel López Serrano, que narró con todo lujo de detalles la juerga del presidente culé en el local barcelonés. A Laporta le acompañaba, entre otros, Xavier Sala i Martin, con americana verde, a quien intentó colocar como su sucesor. También le acompañaban su novia, Shana Khouja, y Jorge Mendes, representante de Cristiano Ronaldo. La noche deparó incluso más sorpresas: por la discoteca apareció Vicky Martín Berrocal, vieja conocida de Laporta, que se sumó a la fiesta azulgrana.

Este fue, no obstante, uno de los múltiples trabajos que Método 3 realizó para el FC Barcelona. Los encargos se hacían siempre a través del entonces director de Seguridad del club, Xavier Martorell, actual director general de Prisiones. Martorell pondrá su cargo de presidente de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) de Sant Cugat del Vallès esta semana a disposición del partido. ¿El motivo? Mientras la cúpula de CDC se afanaba en negar que la formación había encargado algún trabajo a Método 3, se filtraban correos electrónicos que demostraban que la agencia había realizado barridos en las oficinas de Convergència de Sabadell, por lo que quedaba en evidencia incluso el propio Artur Mas, que había negado la mayor tan sólo horas antes.

Además de “auditorías de seguridad”, “informes de seguridad” o simplemente “barridos”, Martorell le había encargado seguimientos a jugadores del club azulgrana y los polémicos cuatro informes sobre otros tantos vicepresidentes del Barça que se postulaban para suceder a Laporta. Los informes fueron facturados por la empresa M3 Consultoría de Seguridad, perteneciente al mismo grupo de investigación, y cobró por cada uno de ellos 16.240 euros.

007.SUMA Y SIGUE

La agencia de detectives Método 3 se dedicó a espiar a jugadores del FC Barcelona por encargo del entonces director de Seguridad y actual director general de Servicios Penitenciarios de la Generalitat, Xavier Martorell. El interés por saber qué hacían las estrellas del balón en sus ratos libres era del entrenador, Pep Guardiola, que cuidaba mucho que sus chicos se concentrasen en el fútbol para tenerlos a pleno rendimiento. El más seguido fue Gerard Piqué: oficialmente, no se conocía aún su romance con la cantante Shakira, pero el entrenador quería asegurarse de que el jugador cumplía a rajatabla con las normas y no atendía más a las juergas que al deporte.

Guardiola llegó incluso a telefonear a casa de algunos de sus cracks para saber si, efectivamente, se encontraban en el domicilio y no trasnochando en algún bar de copas, según confirmaron a El Confidencial fuentes cercanas a los jugadores. Pero ese control casi artesanal no era suficiente, de ahí que el entrenador pidiese informes sobre los jóvenes.

“Estaba obsesionado con que los jugadores mantuviesen una vida privada ordenada y que no saliesen de juerga porque después no rendían en el césped”, asegura una persona que trabajó en el club durante aquella etapa. Y subraya que tanto el míster como Manel Estiarte, director de Relaciones Externas del Barça, no dudaban en pedir la colaboración de detectives cuando tenían sospechas de que algún jugador se podía desmandar en sus horas libres.

Las mismas fuentes señalan que durante el tiempo que Pep estuvo al frente del primer equipo azulgrana entabló una fluida y cordial relación con Martorell, que ejecutaba la voluntad de Guardiola de estar informado en todo momento. El míster solicitaba los servicios de los detectives incluso en horas intempestivas, debido a que se enteraba de que cualquiera de ellos organizaba una salida con amigos y pedía que se montasen controles inmediatamente.

Hubo, según estas fuentes, seguimientos a Ronaldinho, Deco y Samuel Eto’o. Sin embargo, quien más esfuerzos acaparó fue Gerard Piqué, seguido y controlado en varias etapas, al menos en 2008 y en 2010, según ha podido conocer El Confidencial. El jugador tuvo a los detectives detrás durante un buen puñado de semanas.

El seguimiento a Piqué alcanzó una especial intensidad tras iniciar su romance con la cantante Shakira. Así, supieron que uno de sus locales favoritos es un bar de copas que hay cerca de las instalaciones del Barça, en la calle Regent Mendieta, que salía bastante con un grupo de amigos y que algunas noches llegaba a casa de sus padres, en la localidad de Sant Just Desvern, pasadas las 2 de la madrugada. Incluso detallaban las copas que se tomaba. En uno de los informes que hicieron los detectives, se señala que, tras asistir a un concierto de Alejandro Sanz junto a tres amigos, le paró la Guardia Urbana y tuvo que someterse a un control de alcoholemia, que dio negativo. Esta anécdota tuvo lugar el 15 de septiembre del 2010, precisamente el día que la cantante iniciaba en Montreal su gira mundial, mientras el jugador se encontraba en Barcelona.

La prensa del corazón

Tantos días le pisaron los talones que en un momento determinado fueron descubiertos. El representante de Piqué llegó a denunciar ante el club que el jugador estaba siendo seguido por desconocidos. El propio jugador se lo comentó a Guardiola. Para soslayar el asunto y que no se destapase el espionaje, Martorell tuvo una gran idea: le dijo al representante del futbolista que, tras las pesquisas que había hecho, los que le seguían eran de la prensa del corazón y le prometió que controlaría el tema y que se ocuparía de su seguridad.

Las andanzas de Ronaldinho y Deco en Castelldefels también fueron plasmadas en varios seguimientos. Los jugadores, que vivían en una urbanización de esta localidad, tenían sus restaurantes preferidos dentro de la misma y también frecuentaban la zona de copas Port Ginesta, en el puerto deportivo, de acceso restringido. Allí, frecuentaban varios locales, pero, preferentemente, los que eran propiedad de un amigo del astro brasileño que también tiene un restaurante en la localidad. A pesar de que el futbolista disponía de un reservado en su discoteca favorita, separado del resto del local por una cortina, no resistía la tentación de hacerse ver… y notar, puesto que no dudaba en bailar en la pista, hablar con la gente o incluso cantar.

Las juergas de Ronaldinho, que iba acompañado casi siempre por su hermano, su chófer-guardaespaldas y algunos amigos, duraban hasta bien entrada la madrugada. Precisamente el control a Messi pudo deberse a su acercamiento, durante una temporada, al grupo de Ronaldinho, por lo que querían evitar que siguiese sus pasos nocturnos.